Todos necesitamos comunicarnos

Tal y como prometí en mi anterior entrada, he vuelto, aunque aún un poco verde en cuanto a cómo gestionar esto.

Reflexionando sobre cuál, o cuáles serían los objetivos de escribir y compartir por aquí, me doy cuenta que tal vez, lo que más me mueve son las ganas de comunicarme.

Es una necesidad que tenemos todos.

Unos hablamos más, otros menos, pero a fin de cuentas, estamos diseñados para contactar con el exterior: ojos, nariz, oídos, boca, piel… Órganos y sentidos cuya función es percibir información, tan necesaria para la supervivencia!

Tener un blog, por tanto, es sinónimo de querer comunicarnos con el exterior. Pero la comunicación no se produce si  el interlocutor no está ahí, y no solo “poniendo orejas”, sino expresando lo que piensa y siente. Ya se que los silencios también hablan, y es imposible no comunicarse, pero el interlocutor ha de estar ahí, y saber que está.

El diseño humano es perfecto cuando además de percibir, podemos emitir, una vez que la información ha sido recibida, evaluada, interpretada…

Tener un blog, por tanto, es esperar que alguien lo reciba, lo procese y reaccione…

Porque, de qué sirve hablar a solas, sobre todo cuando lo que buscas es aportar pero también recibir?

Poco a poco iréis descubriendo cuáles son algunas de mis ideas, intereses, experiencias y opiniones… A veces, afines a mi profesión, otras algo más alejadas, pero en todo caso, mías.

Si me leéis, quiero saber si lo que escribo y digo os gusta, me resultará reforzante y motivador; pero también quiero leeros a vosotr@s, los matices, las diferencias… todo es a sumar!!

He leído que los blogs son para publicar articulos cortos, poner fotos, vídeos… Bueno, podéis contar con ello…

Yo quiero que sea un lugar vivo, lleno de gente que se expresa… No una isla desde la que un náufrago solitario envía mensajes embotellados al mar… Quiero que tod@s vengáis a mi isla, y hagamos fiesta en ella!

Aquí os espero!

Mientras llegáis, voy a ir acondicionando esto, para que os sintáis a gustito…